fbpx
logo

Nere & Rober

posado novios condado de cubillana

Nere & Rober

Naturalidad 100%

Nere y Rober son de Móstoles y han vivido siempre a escasos metros uno del otro hasta que un día decidieron compartir piso. Después de esta experiencia, se unieron, tienen dos hijos maravillosos y por supuesto, siguen viviendo en Móstoles.

Cuando nos reunimos con ellos, lo único que nos comentaron es que querían que las fotos reflejaran cómo eran ellos, y eso fue realmente fácil porque se mostraron tal como son desde el primer momento: espontáneos, divertidos y alegres. Y si a eso sumamos el momento en el que conocemos a la madre de Rober (Paloma) y nos dice: “A mí no me hagas las típicas fotos preparando al novio. Nosotros queremos vernos tal y como somos: naturales, tomando cerveza, que es lo que hacemos normalmente” nosotros sólo pudimos responder: “creo que lo vamos a pasar bien”.

Los previos de ambos fueron divertidos y muy amenos; Nere con Oliver (el hijo mayor de la pareja), sus sobrinas, su abuela y su madre en la habitación cuando de repente aparece su cuñado y le regala ¡el ramo! Rober, que como bien había dicho su madre, bebieron cervezas mientras se vestían acompañados de su cuñado, que se apuntó a la fiesta. El novio ayudó a vestirse a la madrina y a su padre. Todo esto con sonrisas sinceras de unos novios que realmente lo estaban disfrutando, porque Nere y Rober no pierden la sonrisa nunca, y eso, se nota.

Para su enlace Nere, eligió el vestido modelo Bayard de Aire Barcelona. Este modelo es de color rosé, escote de guipur y volumen en la falda, que convierten a este vestido en una gran elección por su elegancia y romanticismo. El maquillaje y la peluquería corrieron a cargo de Madrigal y los pendientes eran antiguos: concretamente eran hechos por el tatarabuelo de Rober que era joyero. Por su parte, el traje del novio era de Scalpers, las zapatillas, Converse y las alianzas de boda de Jose Luis.

La boda se celebró en la Finca Condado de Cubillana, situado cerca de La Torre de Sant Esteban Hambrán,una finca que nos ha dejado enamorados; por su naturaleza inmensa, su huerta, su buena calidad y la disponibilidad de su equipo en todo momento. Un espacio muy recomendable.

Al día siguiente Rober nos sorprendió dándonos las gracias con una frase lapidaria: “sois como ninjas alegres. Parece que no estáis, pero cuando hace falta una risa la sacáis”.

Como siempre, aquí os dejamos un resumen, pero si queréis ver más fotos, pinchad aquí.

Fotografia: Daniel Merino y Lauriane Vega

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *