logo

Paula & Guillermo

sesión pareja en ses salines, ibiza

El día que la naturaleza se puso de nuestra parte

Hay días en los que parece que todo está condenado a acabar en catástrofe y durante la boda de Paula y Guillermo el desastre estaba dando demasiadas señales. Tantas que hasta nuestro fotógrafo acabó en el agua de una piscina durante los preparativos de la novia en el fantástico hotel Atzaró. Afortunadamente no pasó nada y no fue a mayores.

Total, que a pesar de los inconvenientes (y vaya si los hubo) la boda en su conjunto fue, sinceramente, espectacular. No podía ser de otra forma con una magnífica pareja como Paula y Guille.

Paula es una fantástica fotógrafa con una trayectoria descomunal y Guillermo, un prestigioso abogado de uno de los buffetes más punteros. ¿Cómo pudieron llegar a conjugar estos dos mundos, en cierto modo, tan dispares? En una clase de yoga. Actividad a la que ambos son aficionados y que estuvo simbólicamente presente en la ceremonia.

Unido a todo esto, tenemos Ibiza, un enclave mágico con un recuerdo muy especial para la pareja.

La boda, celebrada en La Escollera en la playa Es Cavallet junto a  Ses Salines, no estuvo exenta de emotividad y simbolismo: los novios se intercambiaron fotos de cuando ambos eran pequeños y diferentes elementos como son el agua o la arena. El espacio era realmente maravilloso, con una vista estupenda de la playa y de la isla de Formentera. La amenaza de tormenta en el cielo lo dotaba aún de más encanto.

Durante la sesión de fotos de pareja estuvimos rodeados de una luz mágica y reflejos perfectos procedentes de un atardecer inigualable sobre las salinas (sin duda alguna la isla pitiusa nos brindó la más impresionante puesta de sol) que junto con la complicidad de los novios y un colofón inesperado en forma de tormenta eléctrica nos hizo pensar que no podíamos pedir más. Realmente si, Paula no pudo reprimirse y tuvimos que prestarle una de nuestras cámaras para ponerse en el lado donde se siente más cómoda.

Alejandra. La hija de Guillermo, madrina y protagonista también de esta bonita historia, acompañó a los novios, se emocionó y vivió la boda como la que más, un bonito recuerdo del que estamos muy contentos por haber sido partícipes.

El vestido de Paula era simplemente maravilloso, elegante hasta rabiar y evocando las olas del mar, obra de la firma de alta costura Fernando Claro  y los zapatos de Jimmy Choo. El traje de Guille, blanco y perfecto,  obra de Gieves & Hawkes, una de las sastrerías más antiguas y reconocidas de Londres, proveedores de la familia real británica.  La peluquería (Paula estaba realmente espectacular) corrió a cargo de Concepción Gálvez y Alfredo Lucas de Estilistas Por fin y el maquillaje por Gema Marín.

Por último la animadísima banda de funkie The Ibiza Lights Band se encargó de amenizar la fiesta posterior junto con el DJ Jordi Tur  y pusieron el broche de oro a una boda inolvidable.

Aquí os dejamos una selección, si quieres ver más no te pierdas la galería.

Fotos: Daniel Merino y Lauriane Vega (con la colaboración de Javier Martínez Bueno)
Vídeo: Alberto del Valle
Wedding Planner: Marina Amorós, The Ibiza wedding planner

 

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *